BLOG

Aceite de cacay. El nuevo aceite que revolucionará el mercado

El aceite de cacay se ha convertido en el mejor descubrimiento para la belleza en los últimos años. Hoy te contamos su origen y múltiples beneficios. 

El aceite de cacay se extrae de la nuez del cacay, un fruto de origen amazónico que se encuentra en la Orinoquia de Colombia. Este fruto ha sido poco explotado hasta ahora, puesto que se desconocían sus múltiples beneficios, esto hace que hoy día sea un producto poco comercializado y de alto valor. Personas del mundo de la belleza como la modelo Miranda Kerr ya han empezado a usarlo, ¿y tú? ¿vas a resistirte a este elixir de belleza? 

Caracterizado por su gran contenido en retinol y vitaminas (E y F), el aceite de cacay ayuda al rejuvenecimiento, hidratación y recuperación de la piel. 

Retinol

Contiene hasta tres veces más Retinol que el aceite de rosa mosqueta, un componente antienvejecimiento que ayuda a la regeneración celular eliminando arrugas, líneas de expresión y flacidez. Además, ayuda con los problemas de acné puesto que renueva las células de la piel consiguiendo de esta manera eliminar las manchas cutáneas. 

Vitamina E

La vitamina E ayuda a las cicatrices y estrías, atenuandolas gracias a su gran capacidad antioxidante que estimula la renovación de las células. Elimina tambien pequeños granitos y sirve como barrera natural para proteger a la piel de la exposición solar diaria. 

Vitamina F

La vitamina F ayuda a restaurar la barrera natural de la piel, aportándole un extra de hidratación que hará que tu piel se vea radiante. Además ayuda a eliminar rojeces y el exceso de sebo, un problema común en las pieles grasas. 

¿Para qué tipo de pieles es recomendable este aceite? 

El aceite de cacay es recomendable para todo tipo de pieles (secas, mixtas, grasas, jovenes o envejecidas) pues incluso la piel grasa necesita hidratación, y no hay nada mejor que hacerlo con productos naturales y de alta calidad. 

¿Cómo aplicar el aceite de cacay? 

Con la piel previamente limpia cogeremos de 3 a 7 gotas de aceite en la mano. Con la yema de los dedos empezaremos a extenderlo por el rostro realizando movimientos ascendentes, que ayudarán a la circulación de la sangre y evitar la flacidez. Por último extenderemos el aceite sobrante por el cuello y escote. Gracias a que el aceite de cacay es de absorción rápida no tendrás que esperar para seguir con tu rutina facial. Recomendamos el uso diario del aceite para obtener unos resultados óptimos en la piel. 

PRODUCTOS RELACIONADOS CON EL ARTÍCULO

Puede que también te guste...

Artículos populares...

Deja un comentario